La PYME, ¿futuro o utopía?

A nadie se le escapa que la salida de esta ignominiosa crisis, sólo tiene una posible vía de escape, y ésta es sin lugar a dudas a través de las empresas. E l caso de nuestro país, a este respecto, es bastante singular.

El universo empresarial español está excesivamente fragmentado. Según el último informe de la Dirección General de Política de la Pequeña y Mediana Empresa, el 99,88% de las 3.350.972 empresas españolas son PYMES. Es decir, sólo el 0,12% de las empresas españolas tiene más de 250 trabajadores. Pero no sólo eso, de ese 99,88%, el 52,69%, corresponden a empresarios  sin asalariados. Desde mi punto de vista, este dato es desolador, y pone de manifiesto uno de los grandes problemas de nuestra economía: la competitividad. Cifras todas por encima de la media europea.

Dejando a un lado, los problemas coyunturales actuales, dibujados en una asfixiante falta de liquidez en la PYME, por el estrangulamiento del acceso al crédito, negado día sí y día también por las entidades bancarias, que suficiente tienen con resolver los problemas que tienen como para dar más créditos, los problemas de la PYME española, van más allá.

Parece evidente, que para que se ponga en marcha la recuperación económica, es imprescindible que se dé un fuerte empujón a la creación de empleo, uno de los lastres fundamentales que arrastramos a día de hoy. Pero, analicemos con detalle cuales son los problemas fundamentales de la PYME española.

La figura del empresario en España ha sido tradicionalmente denostada, y es una de las causas de que el tejido empresarial español, esté formado en su mayoría por PYME. La vocación empresarial del español medio durante lustros ha sido más bien escasa y tenemos culturalmente aversión al riesgo. Por si esto fuera poco, por lo general, la formación de nuestros empresarios no siempre es la más adecuada.

El perfil típico del empresario español, es el del profesional en su sector, que poco a poco, y a base de realizar su oficio de la mejor manera posible, ha ido ampliando su negocio y contratando gente. En la mayoría de las ocasiones, la ampliación de personal, siempre se ha realizado desde la perspectiva profesional, es decir, contratando a más gente que ayudara en las funciones específicas del oficio, casi siempre desentendiéndose de tareas directivas, de liderazgo y de organización. Sólo en organizaciones, en las que la carga “staff” comenzaba a ser demasiado grande el empresario comenzaba a tomar cartas en el asunto y empezaba a contratar personal para estos menesteres, aunque en la mayoría de las ocasiones, esta parte se externalizaba.

Esta organización, eminentemente orientada a la producción, fase de desarrollo en la que se encuentran la mayoría de las empresas españolas, es una forma de poner vallas al campo, de limitar el desarrollo, la capacidad de crecimiento, motivado, en gran medida por la falta de conocimientos empresariales.

Mientras la economía nacional sonreía, y todo iba viento en popa, se despachaba y no se vendía, no había apenas problemas que solventar, más allá de los intrínsecos de la gestión de personal o de la propia naturaleza del negocio. Pero cuando el entorno dejó de empujar, las empresas que no aprovecharon los momentos de bonanza para mejorar su estructura, han sufrido y siguen sufriendo continuos reveses. Falta, por no decir ausencia, de estructura comercial, organizativa, formación, estratégica… ¿Cuánto vamos a vender el año que viene? ¿Cuánta gente vamos a necesitar el año que viene? ¿Qué objetivos tenemos para el año que viene? ¿Cuántos cursos vamos a dar a nuestros empleados el próximo año? Estas preguntas, no se las hacen las mayoría de nuestros empresarios, y son sólo un pequeño ejemplo de la profundidad del problema.

No es necesario tener un Master en Harvard, desde luego siempre ayuda, para dirigir una pequeña empresa, pero si unas nociones básicas fundamentales que permitan sentar las bases del funcionamiento de cualquier empresa. Si los gobiernos no nos van a sacar de las crisis (ni de esta lo harán, como o lo hicieron en las anteriores, ni lo harán en las siguientes) por lo menos, que no pongan zancadillas en el camino, y ayuden al empresario, que pone en juego su patrimonio, a sacar su negocio adelante mediante planes de formación, de desarrollo, de subvención, de ayudas…

Posiblemente, bueno, decir posiblemente, sería faltar a la verdad. Existen planes encaminados a este fin, pero el conocimiento de los mismos es mínimo, y sólo el empresario avispado, el que no tiene problemas estructurales porque ya se ha dado cuenta de que si no era competitivo los tendría, sabe de su existencia. Con un tejido empresarial tan fragmentado, es necesaria la existencia de planes sectoriales con más divulgación, ya que la unión entre las empresas españolas para crear un frente común parece tan complicada.

El Ministerio de Industria y Comercio, a través de su portal PYME (www.ipyme.org) ha dado un paso al frente y tiene en marcha varias acciones al respecto, pero el modelo se muestra aún insuficiente. Las Cámaras de Comercio, siempre han sido un referente en formación y en dar nuevas oportunidades a nuestros empresarios, pero ahora se ven lastradas por un déficit de ingresos motivados por la nueva legislación.

¿Cuál es nuestro futuro? Si no superamos el lastre de la baja competitividad, difícilmente pondremos nuestro país en la órbita que se merece. Es cierto, que ahora el problema del acceso al crédito está suponiendo un lastre, en la mayoría de los casos insuperable, al crecimiento y desarrollo de nuestras empresas pero, superado ese bache, que se supone ha de ser coyuntural y limitado en el tiempo, si no resolvemos los problemas internos de nuestro entramado empresarial y del funcionamiento de nuestras PYMES no remontaremos el vuelo.

Esta crisis ha puesto en evidencia los problemas de base de la empresa española. Aprovechemos la oportunidad para corregirlos y dar un salto cualitativo y cuantitativo que nos permita no sólo mantener nuestras empresas en el tiempo, sino que crezcan y se desarrollen.

David Álvarez

MBA ONLINE. EEN España

Acerca de alumnieen
Antiguos Alumnos de la EEN, Escuela Europea de Negocios www.een.edu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: