UNA BREVE REFLEXIÓN PERSONAL SOBRE EL MERCADO DE TRABAJO EN ESPAÑA.

Cuando uno analiza el mercado de trabajo en España, pronto comprende que son muchos los cambios que se han producido y que están por producirse. Y la palabra cambio en este contexto no es necesariamente sinónimo de transformación sino más bien de deterioro y menoscabo en algunos casos, y de necesidad y obligación en otros. La línea que separa el cambio en uno y otro sentido es sencillamente temporal: lo mal hecho –vía acción u omisión– y lo que está por hacer (y por favor, que se haga).

Nadie me negará que España recientemente ha protagonizado una de las etapas más brillantes de su historia económica. Pero tampoco creo que tengáis objeciones a la declaración de intenciones que pretendo hacer con esta reflexión que publico en el blog que estáis leyendo y que no deja de ser un mea culpa en voz bien alta (y que considero deberíamos hacer todos con sensatez): la gravedad de la situación que vivimos en la actualidad no es solo el fruto de la desoladora crisis que azota todas las sociedades del mal llamado “primer mundo”. Hay algo más.

Por ello creo que sería interesante aprovechar nuestra “privilegiada” condición de observadores de la desgracia en casa propia para efectuar un análisis en profundidad de los condicionantes que han motivado lo que ya podemos denominar como una imparable destrucción de empleo. ¿Por qué el efecto corrector del terremoto financiero se ha implantado en nuestro mercado laboral, mediante el fusilamiento indiscriminado de tantos puestos de trabajo? ¿La corrección del ciclo pasa por el menoscabo del factor empleo? ¿Lo hace en todos los casos o solo en el de España?

La verdad es que estas preguntas son difíciles de resolver con la reflexión de un único individuo (yo), en una plataforma como ésta (un blog), y con los medios de los que en mi posición de ciudadana “común” puedo disponerm al margen de los conocimientos jurídicos que pueda ostentar como abogado –¿o abogada?–. Ahora bien, se me ocurren algunas ideas que espero, me ayudéis a poner en claro.

Creo firmemente que nuestro sistema de relaciones laborales representa un modelo inflexible, superado, anquilosado y obsoleto, que no es capaz de responder a las exigencias de la evolución –por otro lado, lógica e inevitable– de los mercados en particular, de la economía  en general y de la sociedad sobre la que, en último término, recae. Que tiene en cuenta a unos actores que no sólo han cambiado en su aspecto cuantitativo sino que, lo más importante, no son los mismos cualitativamente; y que, por supuesto, perjudica la capacidad competitiva de nuestras empresas y a la propia fuerza productiva de España en tanto suma de todas ellas y como país.

Considero que nuestro modelo de contratación laboral es profundamente rígido. Ha motivado el nacimiento de dobles escalas salariales y de una dualidad manifiesta en la contratación en sectores especialmente sensibles a la desprotección (jóvenes, discapacitados, mayores, no cualificados). Pero es que tampoco ha acompañado el buen fin de las medidas económicas adoptadas por el Gobierno frente a la recesión –es más, creo que las ha entorpecido–. Ahora bien, ¿os parece descabellado afirmar que nosotros  –empresarios y trabajadores– hemos desvirtuado –quizá por abuso–, las causas de despido que motivan la extinción de los contratos de trabajo en una auténtica generalización de la improcedencia como causa y no como excepción? Yo creo que no. Esto, amigos, nos sitúa muy lejos de los parámetros de competitividad europeos.

Todo ello sin perjuicio de que hemos olvidado por completo a nuestras PYMES. ¿Pero de verdad tiene sentido que sean idénticas las normas que regulan la relación laboral de un empleado de Telefónica que las que regulan el día a día del chaval que nos vende el pan los domingos por la mañana? Bueno, tampoco es para tanto, las PYMES sólo representan aproximadamente el 90% de nuestras empresas y además, sólo emplean al 70% de nuestros trabajadores…

Y ¿qué decir de un fenómeno que ya tiene denominación  propia en nuestro país pero que no debió ser nombrado jamás, como es la “fuga de talentos”? Sin trabajadores formados es prácticamente imposible prosperar, pero ni la legislación en materia de educación (que es cuestión a parte) ni el sistema de formación que ofrecen los agentes de empleo (por tratarlo de un modo respetuoso y no  referirme a ello como la “antipolítica” activa de empleo) garantizan que los jóvenes permanezcamos en un país sin expectativas aparentes.

Bueno, en fin, siempre podemos sentirnos indispuestos sólo por pensarlo y a la mañana siguiente no acudir a nuestro puesto de trabajo. Total, el índice de absentismo en España no es insultante y siempre nos quedaran los complementos a la prestación por incapacidad temporal que nos reconoce el convenio colectivo de turno. Claro, que esto siempre será mucho mejor que proponer alguna fórmula de “teletrabajo” en nuestra empresa. ¡Pero qué poca vergüenza! ¡Intentar compatibilizar nuestra vida familiar con la profesional! Aunque os digo una cosa, es lógico que con un crecimiento cero –o negativo– de la economía y mi incremento salarial en el entorno del 3%, mi jefe esté así de enfadado…esquizofrenia, me parece que lo llamaban.

En fin, solo nos queda esperar a que los sindicatos nos negocien de nuevo el convenio, que con algo de suerte solo lleva dos años caducado y ya no tiene actividad, tiene “ultraactividad”. Curioso, ultraactividad es la que tenemos que llevar todos a cabo para no quedarnos en el paro con los tiempos que corren. ¡Ánimo a todos!

Alma Ezcurra

MBA ONLINE. EEN España

Acerca de alumnieen
Antiguos Alumnos de la EEN, Escuela Europea de Negocios www.een.edu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: